miércoles, 25 de abril de 2018

UHP Torrelavega



"Tío no te haces una idea del peligro en que nos encontramos todo el día tenemos que estar en el refugio y quedarnos hasta por la noche..."

martes, 24 de abril de 2018

Flor

Paez que l´abonáu químicu pudiera esterciá-la diversidá de los muestros praos porque acelerando´l crecimiento de la herba resta oportunidáis a distintas especiis que requierin calma p´armollar.

El verdi puru, el verdi létricu qu´espenzamos a mercar a los turistas cumo marca de la casa (l´ADL de los "Valles Pasiegos", pinto´l casu) equivaldría a l´augua contamináu que se mos jaz cristalinu pero porque está muertu (ha pasáu nel Sardineru tres barciá-las sintinas del zóu de La Madalena, que los turistas criían estar chaplando nun mar limpiu, y lo estaba, peru por demás).

Ó, n´estos praos entensivos, las urquídeas qu´enanchan el contornu de Campoo o las floris de los praos altos lebaniegos a las que ya cantara´l Marqués de Santillana jaz cincu siglos ("Asy concluymos / el nuestro proçesso, / e nos avenimos. / E fueron las flores / de cabe Espinama / los encobridores"), ó n´estos praos létricos.

La Remonta está en plena fas de negociación. Cudo tuvía no sabin qué jacer, los alministraoris de lo públicu: siegan de continu peru no cuchan, no abonan. Las floris remanecin enti la herba, pero las tumban luegu -un labarintu que atronilla, las máquinas-, las tumban ensin tener claru el porqué.



Esta flor libró por alcontrase junta la senda. No l´arreconozo.

El ritratu está tomáu el mesmu día que segarin. Al otru día atroparin el verdi segáu, tamién a máquina, y quedó la uña, el cañón de la herba: apalambró esta semana de sol y abora la finca paez una alfombra de lana o un jardín japonés rastilláu. Y son los pájaros, ajuyando´l últimu jilu de color pal sú ñal -un jilu coloráu cumo de flor escunucía-, son los pájaros curcuños de la tierra empobricíu.

lunes, 23 de abril de 2018

Dos casas bajas en Lloreda de Cayón

Casa uno:



Pared lateral o jastial en el que se puede apreciar que la construcción de más a la derecha, que no alcanza el fondo de la casa primigenia, replica el cuartu del portal:



Portal:



Casa dos:



Atentos a la pajareta o vargareta que partiendo del cuartu del portal cruza de esquinal a esquinal, anunciando el balcón que nunca llegó:



Por encima de la puerta (que yace tumbada como se puede ver en la foto precedente), la escalera con los primeros pasos de piedra:



Mirando por encima de la puerta, a la derecha:



Entrando por el cuartu del portal.



El cuartu del portal da paso a la cucina:



El lar está nada más entrar a la derecha, a medio metro de altura y es de ladrillo refractario. La cocina es de campana, aunque ésta no se vea:



Otra casa del mismo pueblo con el jastial de piedra careáu:



Y otra en ruinas (el propietario es un jándalu de casi noventa años que no ha retornado):


domingo, 22 de abril de 2018

Colodras



En una ferretería de Sarón.

viernes, 20 de abril de 2018

Rumiría



Cartel nel bar Pico Cordel de Pirines, Sanander.

Dendi las 12 n´Hermosa (Mediu Cudeyu): baili, cumía, mercáu artesanu...

jueves, 19 de abril de 2018

Reseña a "No tengo tiempo" de Jorge Moruno

"Todo este caos vital está hilado por una ideología individualizadora, propia de la etapa neoliberal, que nos invita a ser empresarios de nosotros mismos, a perseguir nuestro sueño, a reciclarnos, a ser flexibles, a adaptarnos siendo empleables y, en definitiva, a individualizar un problema colectivo: el de la crisis de la sociedad del empleo. Así, siguiendo a Moruno, la naturaleza de la ideología es, precisamente, la ideología hecha naturaleza. Aparece directamente como vivida, experimentada, sin pasado ni futuro, sin principio ni final, como una meseta, solo en su forma presente aparece inalterable y estable en el tiempo. En este marco, vivimos como autómatas atrapados en un bucle temporal bajo la ilusión de la libertad, pero en palabras del autor, vivimos en un modelo de sociedad donde la elección se reduce a aquello que se puede comprar, esto es, todo, salvo elegir el propio modelo que lo condiciona todo."

En reseña de Juan Vázquez Rojo al libro No tengo tiempo de Jorge Moruno en la revista Torpedo, aquí, donde, por cierto, también encontraréis entrevista muy interesante a Alberto Santamaría en relación con su libro En los límites de lo posible, aquí.

miércoles, 18 de abril de 2018

Dos hileras de Bedicó

Como decíamos ayer, Bedicó está enclavado en el antiguo camino que conduce a Coo.

Preguntados unos vecinos nos dijeron que había una casa muy buena que resultó estar forrada de mármol sobrante de un taller que hay a los pies del monte. Los recortes de mármol pegados era lo que la hacía buena. Pero dando un paseo por el pueblo encontramos al menos dos hileras de verdadero interés.

La primera está formada por tres piezas, casa montañesa canónica recién restaurada la de la derecha, cuadra en el centro y a la izquierda una casa con todo el espacio superior aprovechado como pajar.

Casa de la izquierda:



Perfil:



Casa de la derecha:



Poste central convertido en potru para potrear la madera, indicador de antigüedad (sería genial estudiar la distribución de este tipo de postes):



La piedra horizontal del poyu quizá se trate de la antigua pusiega de la cocina, nada raro:



Frente a esta hilera, concretamente frente a la casa de la izquierda, se levanta una construcción aparentemente reciente (aunque es probable que derive de otra anterior) no desprovista de interés.

Desde la hilera:



Hacia la hilera:



La base es de piedra y el cuerpo superior, con estructura de madera, de ladrillo:





Es inevitable encontrar paralelismos con el hórreo montañés. Esta construcción anexa es probable se hable con el pajar superdesarrollado de la casa de la izquierda.

La segunda hilera está compuesta por dos unidades, la de la derecha subdividida en otras tantas.



La pajareta / vargareta (no preguntamos a los vecinos) de la última de la derecha:



Es en este conjunto donde se encuentra el probable lar central enterrado en el portal.

Perfil de la primera de la izquierda:



Hace falta volver a este pueblo con un poco de calma para preguntar por todo lo que ha quedado pendiente.

domingo, 1 de abril de 2018

Bedicó





En casa baja de Bedicó, pueblo de Cartes, del latín BEDIS, "camino", y Coo, población cercana que era y sigue siendo paso importante del camino de la costa hacia Santo Toribio de Liébana.

viernes, 30 de marzo de 2018

Coordenadas UTM de casas bajas de Sopeña de Cabuérniga

Me ha llegado que se está haciendo un catálogo de casas bajas. También que se va a centrar en casas que se conservan en "estado primigenio" o en el estado más puro posible, lo cual creo que es reincidir en el mismo error de siempre, el de "la casona", error que no radica en la cosa sino en el ojo erudito que mira: el mismo esencialismo, la misma fijación de coordenadas, la misma cosificación y parálisis, la misma gente.

En definitiva, no sé si alegrarme o no. Sí, si el catálogo sirviera para mejorar. No, si el catálogo va a servir para que todo permanezca igual (de mal): enajenación popular, que es lo mismo que decir desprecio (el gran mal, desengañémonos, de nuestro mundo rural), detracción del proceso natural de cambio, urbanalización, etc. Mal ha empezado: secretismo, fusilamientos (secretismo por los fusilamientos), etc. En mi casa siempre se dijo hazlo bien o no lo hagas. Pero supongo que no todos compartamos lo que es hacer algo bien o que percibir lo que se hace como bueno o malo dependa de la meta que se persiga: el beneficio propio es distinto que el del común (vid. nota en comentarios).

Como las cosas son más cómo acaban que cómo empiezan, voy a confiar pese a todo y poner a continuación las coordenadas UTM de varias casas de Sopeña de Cabuérniga para asegurar que no se queden fuera.

Casa uno:
X: 394.978,99
Y: 4.787.170,11

Esta casa estaba en ruinas hasta que se arregló recientemente. Está en el extremo de una hilera (crecida por adosamiento a partir de una casa seminal o levantada la hilera de una sola vez siguiendo la lógica de longhouse) que bien pudo ser en su día de casas bajas. Que quedara esta casa del extremo fijada en un estadio primitivo quizá se deba a que fue la primera que desarrolló de la hilera (las del extremo son las más preciadas), de modo que cuando llegó una fase de desarrollo posterior esta casa quedó en el estadio que había alcanzado en la anterior, por no ver los propietarios la necesidad de desarrollar más, a diferencia del resto, que sí adoptaron las nuevas soluciones que condujeron paso a paso a la "casa montañesa canónica". La casa del extremo, una vez desentendida del proceso de desarrollo común (es lo que se dice de las buenas ideas que llegan demasiado pronto), se fue quedando atrás hasta caer en ruinas. Hoy está (fatalmente) rehabilitada.

Casa dos:
X: 394.967,88
Y: 4.787.140,48

Es Casa Lor (en puridad Ca Lor, aunque yo nunca la oí llamar así). Lor era el propietario. Es parte de una unidad mayor, probablemente de lógica cuatripartita (vivenda más sala o desván y establo más pajar), hoy diluida en el conjunto. Está integrada en un barrio (que no calle, que también las hay en el pueblo) que es fiel reflejo de lo que significa corru, de donde corral, corraliega y corralaa (los barrios antiguos tienden a replegarse en forma de corros, como hacen las setas o los patos, llamados corros por algo).

Casa tres:
X: 395.099,11
Y: 4.787.119,31

Es hoy cuadra (los propietarios dicen caballerizas) de una casa señorial que hace esquina. En la memoria del pueblo esta casa señorial también era baja, aunque hoy parezca difícil creerlo. Esta casa se integra en una hilera (igual que antes, no sé si desarrollada a partir de casa seminal o si levantada de una sola vez) en cuya casa del extremo (coordenadas X: 395.109,69 e Y: 4.787.109,79) ha aparecido recientemente una puerta gótica. A esta hilera le sucede otra rematada en su extremo por otra casa señorial con una supuesta torre adosada que no es otra cosa que una cocina antigua.

Casa cuatro:
X: 395.244,73
Y: 4.787.410,35

Esta casa forma parte del conocido como barrio "cocheros" por estar sus vecinos supuestamente subordinados (no sé si sólo laboralmente) a los antiguos dueños de la casa de indianos colindante, probable antigua torre (Sopeña no se recuesta en la falda del monte, al contrario de lo que es habitual en La Montaña, por su vocación defensiva; tampoco lo hace Terán por motivos en esta ocasión probablemente religiosos barra políticos). Hay otro barrio en Cieza que pasa por ser lo mismo, el barrio de los cocheros de una antigua torre o palacio que fue despiezada y sus sillares reutilizados para una casona que está al lado de la estación no recuerdo si de Los Corrales de Buelna o Reinosa, según nos dijeron los vecinos. Esta casa es de nuevo la del extremo de una hilera.

Casa cinco:
X: 395.147,36
Y: 4.787.672,28

Dos casas bajas seguidas de otra recrecida que ha sido profundamente transformada en tiempos recientes. No presentan puerta de arco "gótico" pero son dos casas bajas impepinables, al menos a ojo de los vecinos, que se me hace manejan un factor no sé si decir de clase o identitario, en cualquier caso difícil de detectar desde la puerta, que los autores del catálogo supongo no contemplen.

Todo el pueblo está lleno de calles y barrios, e incluso casas solas, que reflejan distintos estadios de desarrollo de nuestra arquitectura. Es un auténtico muestrario.

Por último, no puede faltar la casa llana más impresionante que hemos visto. Está en Valle, en ruinas:
X: 394.418,07
Y: 4.786.738,31

Y también en Valle, la que dicen del cura, en concreto la del cuartu del cura, con puerta gótica difícil de ver (y por eso la pongo, para que no se les escape a los que están haciendo trabajo de campo):
X: 394.269,77
Y: 4.786.825,62

Si colocáis las coordenadas en el SIG del Gobierno de Cantabria podréis localizar las casas sin problema. Si queréis poner como comentario las coordenadas UTM de las casas bajas de vuestros pueblos o de las que conozcáis serán bienvenidas.

jueves, 29 de marzo de 2018

Longhouses en el noroeste peninsular y coordenadas UTM de casos cántabros

Recordaréis que ha sido en este blog donde se ha hablado por primera vez de longhouses en Cantabria, de hecho creo que es el único espacio (compuesto por átomos o por bits) donde se ha hecho. La primera mención aquí es de hace tres años (puntos 1 y 7).

Apunto coordenadas UTM de lo que creemos son longhouses en Lamiña:

Casa uno:
X: 395.949,48
Y: 4.787.603,50

Casa dos:
X: 395.944,19
Y: 4.787.430,46

En Terán:

Casa tres:
X: 394.237,09
Y: 4.786.086,38

Casa cuatro:
X: 394.286,31
Y: 4.786.162,58

Y en Mazcuerras:

Casa cinco:
X: 401.736,99
Y: 4.794.448,28

Seguramente haya muchas más, de hecho, por dimensiones, muchísimas podrían serlo. En Lamiña cocnretamente podríamos encontrarnos ante una de las mayores concentraciones de este tipo constructivo de Europa. Pero estas que señalamos tienen su pared trasera perfectamente trabada, señal de haber sido levantada de una sola vez, entre otros indicadores que hacen de ésta una selección prácticamente inapelable.

Si buscáis las coordenadas en la página de cartografía del Gobierno de Cantabria (estupenda en todo salo en toponimia, de vergüenza) podréis localizar las casas sin problema. Si os acercáis a verlas, cosa que os recomiendo (y si de paso coméis un cocido, mejor) tened en cuenta que todas tienen propietario, incluso las que os pudieran parecer vacías o en ruinas. Nunca perdáis el respeto a los paisanos.

Os recomiendo la lectura de este artículo científico de 2017, uno de los primeros en tratar este tema en la península: "Longhouses, biografía de la casa y complejidad social en el noroeste peninsular en la alta edad media", de Juan Antonio Quirós Castillo, aquí.

Archivu del blog