viernes, 24 de noviembre de 2017

ACCI

No puedo estar más a favor del proyecto de creación de una "Agencia Cántabra de Ciencia e Investigación (ACCI)". Más que necesaria. Siempre que esté en buenas manos.

Casa congelada en paso intermedio

Esta fachada de Carmona responde a lo que podría considerarse un patrón en el occidente: bocarón abierto sin reparos encima de la puerta de arco de medio punto y vargareta (o pajareta en el valle del Saja) en el portal. Más que patrón, estadio de desarrollo previo a la aparición del cuartu del portal, balcón, etc.



En la puerta, el poyu.



Es frecuente que estas piedras procedan de antiguas cucinas de pusiega (dos en paralelo y la larga encima), en concreto que sea la larga de la pusiega. Éste no es el caso. Es un poyu de la tipología más antigua posible.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Alto Aragón

(1)



Cuebano o cobano altoaragonés de mimbre para transporte de uva.

(2)



Patas de jabalí en vanos como elementos de protección. Estas patas están en un pasadizo de un pueblo altoaragonés.

Esta otra en una puerta:



Me recuerda a lo visto en Cabuérniga, aquí.

(3)



Decoración de papel troquelado en balda de casa altoaragonesa. Igual en Cantabria, al menos en La Montaña y Liébana.

(4)



Camaton (o camatón, no sé) para colgar al cerdo en el Alto Aragón. En Cantabria igual, muy frecuente en los portales, sobre todo los altos, aunque no sé si entre nosotros tiene nombre.

(5)



Amuleto altoaragonés: siete piedras con agujero. Protege las cosechas.

(6)



Tornos tipo pirenaico.

Se dan también entre pasiegos.

(7)



Cerradura exterior de madera en el Alto Aragón.

En Cabuérniga los cerrojos más antiguos son de gran tamaño y de metal, y también están por fuera, desconocemos el motivo. De nuestros cerrojos de madera nadie se ha ocupado.

(8)



En Cantabria es frecuente ver herraduras o argollas empotradas, pero no este sistema.

(9)



Desconozco su nombre en aragonés.

En Cantabria corvu o junaza, aquí y aquí.

Para la hierba.

(10)



También en Alto Aragón.

Setu, sietu o zarzu en cántabro, por ejemplo aquí, aquí, aquí y aquí.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Sobrepuerta



¿Sobrepuerta cabuérniga?

Nou.

Sobrepuerta sudanesa, de Faras, antigua Nubia, de la sigunda metá del siglu sétimu dispués de Cristu.

Bizanciu se superpón al antiguu reportoriu estilísticu nubiu. Enti nós, Bizanciu arrejuerza´l reportoriu estilísticu cantábricu (pre, romanu -de quin Bizanciu era heréu-, visigodu, ect.) a hucias del antiguu reinu d´Asturias.

El ritratu está tomáu ena galiría Kazimierz Michałowski Faras del Muséu Nacional de Polonia, acá.

Abora me vien a la cabeza una sobrepuerta lebaniega, acá.

Campo de trabajo para la eliminación de la chilca

martes, 21 de noviembre de 2017

Aquí no nos conformamos

Voy a poner aquí una anécdota personal, ahora que son casi las cinco y todavía no he comido: estuve hace no mucho en una reunión de editores médicos en Madrid, reunión a la que acudí por mis propios medios, no invitado, conviene aclararlo, y a la hora del café, preguntado uno de los fuertes, con sede en Barcelona, que por qué no venía a Santander, habiendo declarado como había que estaba deseando marchar de Cataluña, o más, que lo veía inaplazable, contestó que estaría encantando pero que no teníamos comunicaciones que se pudieran llamar tales.

Con esto quiero decir, ahora que todavía no son las cinco, que transporte de cercanías sí, pero no solo.

Parras en Colindres, representación ganadera, lo uno en lo otro, el corazón y marcas de zapatero

(1)

Apoyos para parras en Colindres:



Es la casa de Rubén (recuerdo cuando fuimos de excursión a la fabricona de Torrelavega, aprovechamos un descuido del profesor para bañarnos en el río, sí, en el Besaya de los ochenta, y se le mojó el billete de ¡500 pesetas! que le había guardado su madre en el bolsillo: lo puso a secar en un canto y cuando fue a recogerlo ya no estaba).

Para otros soportes, aquí (Regatón de Laredu), aquí (Puebla Vieja de Laredu), aquí (Limpias), aquí (Hoznayu) y aquí (Prunillu, Sanander). El estilo de éste de Colindres es compartido con otros soportes que hay en un palacio al otro lado de la bahía, no recuerdo el nombre del pueblo: lo tiene documentado Veceru junto con un lagar (que diga él en comentario, si le parece bien, cuál es).

(2)



En un escaparate de Cabezón de la Sal.

Tenemos en casa una foto colgada de una familia presentando su cabaña (sus vacas): están todas de culo, enseñando la nación (vulva), que es lo que a un paisano importa.

Lo que le importa en determinados contextos, quiero decir: la cara, los cuernos, la capa supongo que también les importe, ignoro bajo qué coordenadas (quizá a la hora de identificarlas).

La foto es de los años sesenta. Se ve que los propietarios entendieron que ante la cámara debían posar así. La foto que tenemos en casa es un ejemplo maravillo de recepción de tecnología (está por tratar el modo como se recibió la luz o la televisión o la misma fotografía). Y eso es lo que a mí, de acuerdo con mi contexto, se me hace más interesante: lo que a los paisanos se les hace más interesante de acuerdo con el suyo.

Este modo de presentar las figuritas de animales en una tienda de Cabezón de la Sal, como si se tratara de una pasá, es fantástico.

(3)



(4)

Entradas más atrás, concretamente aquí, nos preguntábamos por la representación del corazón.



Esta espada era para ser usada a caballo. Por la otra cara tiene grabado un lobo. Está en el British y es del 1400. Fotografiada en una exposición en Zaragoza.

(5)

Marcas de zapatero en un pueblo del alto Aragón:



La hay muy parecida en el claustro de la Catedral de Santander.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Retablos del s. XVIII en la iglesia del s. XX de Valle de Cabuérniga

La iglesia de Valle, en Cabuérniga, es del s. XX, igual que la de Sopeña. Pero mientras la de Sopeña está en una explanada, la misma donde se encontraba, a decir de Delfín González, el árbol concejil, árbol sobre el que probablemente pivotaba un espacio de carga simbólica equivalente a la que tenía y en cierto modo mantiene la castañera de Terán, la iglesia de Valle, decía, a diferencia de la de Sopeña, se alza en un promontorio. No se conserva documentación de esta iglesia.



Para foto más en detalle, aquí (punto 2).

La iglesia de Valle presenta tres retablos probablemente del s. XVIII. Dice el cura, y no le falta razón, que las hechuras de la iglesia parecen tomadas para estos tres retablos. Añade que quizá procedan de una iglesia arrasada por una crecida del río. La iglesia de origen no estaría en el promontorio. El emplazamiento actual se explicaría precisamente para evitar las crecidas. Por cierto, el cauce del río a su paso por Valle, el Madriz me parece que es (nombre característico de los cauces que alimentaban ingenios hidráulicos, como el río Madre que divide Colindres de Laredo), está empedrado, una solución antigua para encauzarlo, para domeñarlo.

Los retablos, tres:



Uno por uno:



Perdonad la calidad.

Las imágenes no son de época.

Estos retablos quizá se puedan relacionar con el cuartu del cura de una casa gótica (se adivinan las dovelas del arco de la puerta bajo la pintura, incluso el arquillo que las protege) que se halla al pie del promontorio y del que ya dimos noticia aquí (punto 1). Atentos porque no es "la casa del cura", sino "el cuartu del cura". Que sea el cuartu y no la casa nos hace ver que los cuartos del portal nacieron como primera respuesta a las modificaciones que trajo la modernidad a la casa gótica, primero preservando la distribución interna (diáfana, al menos a nuestros ojos) con el desarrollo de anexos en el portal, como el cuartu del portal, pero enseguida internas, tal que la aparición de la sala, los cuartos de la sala, el balcón o correor, etc. Estos primeros cuartos del portal serían de prestigio. De ahí que el cura tuviera un cuartu, no una casa.

jueves, 16 de noviembre de 2017

martes, 14 de noviembre de 2017

Cinta

A mi abuelo le gustaban mucho las plantas. Ya lo he contado otras veces, por ejemplo aquí.

En el balcón de su casa todavía había, décadas después de su muerte, una cinta. La cogió mi madre y nos dio un hijo. Lo hemos tenido primero en agua, luego en tierra y al sol, protegido del gato por un cartón de caja de galletas. Luego lo hemos llevado a una estantería en penumbra. Le ha venido bien. Ha crecido y empezado a tener hijos.

Nos hemos dado cuenta que la cinta tiene las hojas así para guiar y mantener erguidos a sus hijos.





La segunda foto está robada en la terraza del bar del ayuntamiento de Cabezón de la Sal durante la última olimpiada del tudanco. Son un padre y su hija sentados en el mismo banco que nosotros.

Archivu del blog